¿EN QUÉ CONSISTE EL PROCESO DE DEMOLICIÓN?

Incluye las siguientes operaciones:
- Trabajos de preparación y de protección.
- Derribo, fragmentación o desmontaje de construcciones.
- Retirada de los materiales.

Antes de comenzar una demolición es necesario realizar un estudio y un proyecto de demolición.
Una vez que vayamos a realizar el trabajo, es necesario llevar a cabo las desconexiones de las instalaciones eléctricas y del agua, tener en cuenta el vallado y la señalización de los espacios donde se va a realizar la demolición.

La primera fase del proyecto será retirar los elementos internos del edificio como son los muebles, las maderas, los vidrios y plásticos, las cerrajerías y los posibles dobles techos que hubiera en la construcción.

En la segunda fase tendremos que prestar especial atención a los escombros que contengan amianto y a otros elementos contaminantes y peligrosos para las personas y para el medio ambiente.

En la tercera fase, comenzamos a acondicionar la zona para que esté adaptada a la siguiente construcción. Aquí se rellena la tierra de la parcela, se desmontan las instalaciones auxiliares, se limpia y acondiciona el solar y se desmonta el vallado y todas las instalaciones necesarias en la demolición.

Por último, se procede a la retirada de escombros, en la que se limpia la zona de trabajo en profundidad y se llevan los residuos a las plantas de reciclado correspondientes.

Existen diferentes técnicas de demolición, el proceso dependerá de algunos factores como el área donde está ubicado el edificio, el material con el que está construido, el propósito de la demolición y la forma en que se van a desechar los restos.

Algunos de los tipos de demolición son:
-Demolición por implosión
Esta técnica emplea un estallido violento hacia dentro que elimina secuencialmente los soportes estructurales.
La cantidad explosivo, la colocación de las cargas y el tiempo de detonación es vital para tener éxito en esta técnica y haciendo que el edificio colapse por su propio peso. Este método se emplea en áreas urbanas y para edificaciones grandes.

- Demolición por brazo de alto alcance
Este método emplea maquinaria base de demolición, un brazo de demolición o por un pluma telescópica y una herramienta unida a la maquinaria base.
Las maquinarias se pueden equipar con diferentes herramientas para que sean adecuadas para todo tipo de actividad de demolición de estructuras. Esta técnica se emplea en construcciones de hormigón armado, mampostería, acero y materiales mixtos.

- Demolición “crane and ball”
Es uno de los métodos más antiguos utilizados en la demolición de edificios: la grúa controla la bola, que se usa dejando caer o golpear la estructura que se quiere demoler.

Este proceso cuenta con limitaciones, ya que los operadores de la grúa tienen que ser altamente cualificados y contar con experiencia, el buen control de la bola es vital para la seguridad y hay que tener en cuenta una gran cantidad de polvo, vibraciones y ruido.

La clave para este tipo de actividad es sobre todo un buen asesoramiento por parte de profesionales.