TECNOLOGÍAS Y AVANCES EN EL SECTOR DE LA CONSTRUCCIÓN Y MOVIMIENTOS DE TIERRA.

Afortunadamente, en los últimos años se está percibiendo un cambio en el sector de la construcción que arroja bastantes esperanzas, asomando un cambio que se vislumbra como definitivo y que está marcando la agenda de la evolución tecnológica en este campo.

Por un lado, la crisis económica que ha sufrido nuestro país ha obligado a muchas de las empresas españolas cuyo negocio estaba centrado tradicionalmente en la construcción a reconvertirse e innovar digitalmente. Esto ha motivado que aquellas empresas de tamaño mediano o grande que han tenido que salir fuera de España para sobrevivir, se han dado cuenta que muchos de sus clientes, ya que les requerían la incorporación de tecnologías digitales en sus ofertas y posteriormente en la ejecución de sus obras. Otras empresas no tan grandes que han permanecido en nuestro país, han tenido que sufrir una competencia feroz, que les está obligando a transformase a gran velocidad para poder diferenciarse de sus competidores. Esto lo están logrando gracias a las tecnologías digitales que buscan la diferenciación tecnológica, así como la eficacia en la realización de los procesos de diseño y construcción.

¿Qué es lo que está pasando y pasará en los próximos años?

La innovación que hace unos años estaba en manos de grandes corporaciones y empresas tecnológicas, hoy en día se está produciendo de una manera acelerada en toda la industria, incluso en la de la construcción. Estas tecnologías de coste reducido, muy asequibles y que están al alcance de todo el mundo están cambiando la manera tradicional de hacer las cosas. Uno de los ejemplos que muestra lo que está pasando y lo que será una realidad en los próximos años, vendrá de la mano de una tecnología la Robótica que, aunque no es novedosa, está entrando en una fase de disrupción y está posicionándose, tanto a nivel de desarrollo tecnológico como de bajo coste, para impactar de una manera profunda en muchas de las actividades más convencionales de la construcción.

La tecnología de la robótica va a tener un claro impacto también en la construcción de obra civil. Una actividad tan clásica como es la de la ejecución de un movimiento de tierras en una obra ya ha sido también robotizada. La maquinaria de movimiento de tierras se empezó a automatizar y a robotizar hace unos años en otro sector, el de la minería, donde se lograron importantes incrementos de la productividad como en la minería en Chile, y ahora le ha llegado al sector de la construcción. Los grandes fabricantes de maquinaria de movimiento de tierras llevan trabajando varios años precisamente en la incorporación de la tecnología que se empleaba en grandes equipos de movimiento de tierras para minería, a los vehículos y equipos más comúnmente empleados en la obra civil. Los primeros prototipos de esta tecnología han estado centrados en el telemando y la teleoperación de maquinaria desde fuera de la cabina de las máquinas, como es el sistema de operación remota de Caterpillar para túneles, lo que redunda en un incremento muy importante en la seguridad del trabajador, así como en la productividad obtenida en estos ambientes extremos.

Llega a España la primera miniexcavadora eléctrica.

Cien por cien eléctrica. Así es la nueva miniexcavadora 19C-1E que JCB acaba de sacar al mercado y que ya está disponible en nuestro país. En su apuesta por la innovación y el respeto al medioambiente, JCB ha lanzado este innovador modelo eléctrico que reduce las emisiones nocivas para dar el mejor servicio en entornos urbanos sensibles e interiores. Su diseño, basado en la tecnología líder de baterías para automóviles, no solo es más limpio, también es más silencioso: genera cinco veces menos ruido que su equivalente en diésel.
Además de ofrecer una importante reducción de los niveles de ruido interno y externo, tiene una operación de cero emisiones en el punto de uso. Una característica que la convierte en la opción perfecta para trabajar en entornos urbanos sensibles y espacios cerrados, como sótanos y túneles. Siendo una solución óptima para refinerías, obras de gas, así como para realizar maniobras en áreas confinadas. Otra ventaja es el ahorro de combustible.
Esta excavadora ya ha sido utilizada por una empresa de Zaragoza y según han declarado los dirigentes de la misma, han quedado muy satisfechos y ya está siendo reclamada por sus clientes.

¿Cómo se nos plantea el futuro?

El tema de las nuevas tecnologías y la robotización, puede generar debate sobre la idoneidad o no de incorporar estos sistemas a nuestros procesos productivos. En multitud de ocasiones, se asocia como una agresión al ser humano y a los puestos de trabajo, pero no lo es. La Robótica permite al ser humano dedicarse a aquellas tareas no repetitivas y que realmente aportan valor al trabajo. Hace años cuando se tenía que realizar una excavación en roca para construir una carretera, se hacía con herramientas manuales (“a pico y pala”) y se necesitaba mucha mano de obra que, en muchas ocasiones, trabajaba largas jornadas de trabajo y en unas condiciones de trabajo no muy buenas. Posteriormente, con el desarrollo de las herramientas hidráulicas de demolición para romper la piedra y con la maquinaria de excavación en roca que se desarrolló posteriormente, la necesidad de mano de obra para excavar en roca disminuyó y las condiciones de trabajo se mejoraron notablemente. En paralelo se generó una nueva industria, la de la maquinaria de excavación en roca, creando nuevos puestos de trabajo en la industria de mayor valor añadido. Este es un caso claro donde la automatización y la robotización de tareas no destruye el trabajo, sino que lo transforma.

De cualquier manera, es cierto que todos los cambios tecnológicos, especialmente aquellos que tienen mayor impacto, no están exentos de polémica, pues son profundamente transformacionales. Es por ello, que se han de hacer con prudencia, con sumo cuidado y permitiendo que las personas y el ser humano se adapten progresivamente.